24/7/11

15 M, Esperanza

Me gustaría llegar a ser octogenario y decirle a los más jóvenes lo que ocurrió un día de 23 de julio de 2011, y recordarles que todo lo que ellos están disfrutando y viviendo como algo natural, un día y hace mucho tiempo tuvimos que luchar por ello y que en esa contienda yo participé, hablarles de que tiempo atrás las personas luchaban por tener todos los mismos derechos, que los hombres grises de Michael Ende se escaparon de sus cuentos he intentaron apoderarse de la vida, que llegaron a tener grandes poderes, a ser senadores, presidentes, jueces, banqueros, pero que una tarde de verano, un buen grupo de hombres y mujeres irrumpieron en la plaza del ágora, en el centro del sol, y fue tan grande su estallido que se expandió por todos los territorios de la tierra, tiñó de verde los prados calcinados por los transgénicos y cubrió de esperanza a los hijos de los pobres... y que también hace muchos, muchos, muchos años las personas se separaban por colores, sexos y razas, y que las alambradas se erigían entre fronteras y que las riquezas de la tierra tenían dueño, el agua, el sol, el viento y las nubes pagaban impuestos.
Y que hoy y después de muchos aciertos y equívocos el ser humano disfruta de los recursos de tierra y que todas las razas, sexos y colores viven y recuerdan constantemente que hay mas cosas que les unen que las que le separan, y que al agua, al sol, al viento y a las nubes le han quitado todas la cadenas.

1 comentario: