22/9/10

El Teatro Trasformador

Constantemente en mi cabeza me surge la misma pregunta, ¿como puedo hacer para llegar a conseguir que el trabajo que desarrollo me lleve a las mas altas esferas de la felicidad?.
Hace ya mucho tiempo viajé desde una isla a esta ciudad para atrapar un sueño, el sueño de compartir con el público las pasiones humanas, mis reflexiones, mis angustias, esosizar mis miedos, transformar mi vida. El escenario me ayuda a vaciarme, a quedarme sin nada, a caminar ligero.

Y por el camino me aparecen dudas, los deseos de los demás me confunden y he creído por momentos que los sueños de los otros son mis sueños, pero al final estos se me han convertido en pesadillas.
El gran reto de mi vida, el teatro. (entre otros) Esta es una profesión un tanto extraña, muchas veces nos confundimos con buscar en el escenario la aceptación del que nos ve, la ansiedad de la aprobación, la búsqueda del reconocimiento, unas veces, porque somos guapos, otras porque somos resolutibos, otras porque somos los más listos del mundo..., y otras y muchas veces, no se sabe el porqué, y cada vez nos alejamos mas del eje central de la misión del interprete, "La transformación".

Y he dicho bien "La transformación" porque yo creo sinceramente que el arte ante todo tiene y debe de ser un elemento de transformación para la sociedad, un espejo de esta, y para que esto ocurra el artista es el mediador de esta transformación, por medio de su cuerpo, emociones, sentimientos y palabras, el actor junto a sus compañeros interpreta dicha misión, y en el momento en que el interprete se anteponga a esta misión, es decir que utilice dicho arte para vanagloriarse de si mismo, yo desde estas páginas le diría que está muy equivocado.

Y esto lo explica muy bien Constantin Stanislavki, en el capitulo " Un encuentro de vastos alcances" (pagina 186 de su libro Mi vida en el arte) y es el siguiente:
... estuvimos considerando con Vladimir Ivanovich Nemirovich-Danchenko las bases de nuestro futuro teatro; las cuestiones de nuestro ideal artístico, la ética escénica, la técnica, etc, y para ello convocamos a los actores para este cometido.
-Ahí tiene usted al actor A.- ¿lo considera usted talentoso?
-En alto grado.
-¿Lo incluiría usted en el elenco?
- No.
-¿Por qué?
-Porque se ha acomodado a su carrera; adaptó su talento a las exigencias del público, su carácter a los caprichos del empresario, y toda su personalidad a la baratija teatral.
-¿Y que me dice de la actriz B.
-Es buena, pero no para nosotros ni para nuestra empresa.
-¿Porque?
-No ama el arte, sino a si misma en el arte.
-¿Y la actriz C.
-No sirve, es muy trivial, hasta lo incorregible.
-¿Y el actor D.?
-En cuanto a este le llamo la atención sobre él.
-¿Porque?
-Porque tiene ideales por los cuales lucha, y no está dispuesto a hacer las paces con lo existente. Es un hombre con ideas.
-Tengo la misma opinión al respecto, y por ello, con su permiso lo anoto en el registro de los candidatos.


Y aquí incluyo el artículo, ya que con este ejemplo queda clara mi exposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario