16/6/17

Escribir duele, y SANAR más, por manu medina

Por mas que lo evito mas obligado me hayo, la acción de tener que escribir siempre me ha sido doloroso, contactar con lo que me pasa, conectar con aquello que nos hace daño, para luego plasmarlo en el papel no es tarea fácil, no se escribir de otra manera, no tengo el habito como otros escritores donde las palabras le surgen desde lo mas hondo de la piel pero también desde la lo más superficial, el don de relacionar hechos encadenados con otros hechos y donde al final, lo que se ve, es una concatenación de historias e imágenes, unas tras otras, contando historias, narrando leyendas.

En mi caso la vida no me ha dado ese don, escribir se me antoja doloroso e hiriente y siempre relacionado con el dolor, la esperanza, la ensoñación o el mismo abandono.
En estos días estoy escribiendo SANAR un texto donde el personaje central busca reír, cantar, ser feliz y donde al final se encuentra con unos personajes un tanto difícil de ser normales, y son estos los que al final le enseñan que la risa no la había perdido, solo que se le había olvidado.

1         Por el camino se encuentra a la serenidad, y esta le cuenta que para estar tranquilo tienes que abandonar el pasado ya que este sólo nos trae recuerdos y momentos ya olvidados, también nos dice que hay que renunciar al futuro que este solo nos trae desesperación y muy pocas certezas. Que la única solución esta es percibir día a día cada momento de tu tiempo, cada instante, cada segundo, asumir el reto de que la única pertenencia de la que dispongo es este momento, sólo este instante.
2         Al tiempo aparece el vuelo vestido de barbas y burbujas, debo saber siempre que para conocer, estar al tanto, ser fuerte y percibir, sólo tengo que aventurarme y decidir mover mi voluntad, a atrapar mis pesadillas y convertirlas en deseos.
3.         Solo reconocer el canto, y el maestro de orquesta sin apenas partitura se dispone a darme la vara, una trova sin sonido, una balada sin nota y una cantinela con sobreros anchos y altos, para así contigo tararear nuestra biografía.

4.         y es entonces cuando la alegría pasea por nuestros rincones, por nuestra casa, el júbilo se hace dueño de nuestros movimientos, la dicha un placer interminable. Siempre pasa lo bueno y lo malo, la alegría esperanza cumplida, sonríe, que la alegría es el sonido del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario