29/9/10

Decir y hacer

Hace unos días recibí un correo de una persona muy especial que he conocido hace poco, que me hizo reflexionar sobre lo que digo y lo que hago y he llegado a la conclusión, que si dichas palabras no van de la mano no valen de nada, "decir y  hacer" si no concuerdan parece que te partes por dentro que, da lo mismo engañar a otros, ya que cuando te encuentras solo y al final del día, como no haya sido coherente, y la mentira, y por lo tanto la angustia se apoderan de mi, y no me deja dormir, el sufrimiento es doloroso, y yo no quiero dolerme más y al final del día y después de mucho tiempo juntando las manos y delante de  mi reflejo, encuentro y descubro cuales son los motivos de esa mentira, de esa falta de coherencia, y unas veces me hace reír y seguir caminando y en otras me hace plantearme un reto más, hay una reflexión Budista que habla de que , "el deseo mundano es el camino de la iluminación" y yo creo fielmente en ello y llegará un día que seamos inquebrantables y flexibles como la caña de bambú. y ese día no me vale que venga en el futuro, ese día está viniendo poco a poco y está llegando "ahora" sin esperar a mañana.

...y estoy seguro que en ese "poco a poco" el interprete el verdadero artista estará en el sitio que le corresponda, de la mano y acompañado por las musas, por los duendes de la creación y delante del público y transformándome y por ende transformando al público, porque de eso se trata de cambiar de aligerarse de equipaje.

...y a ti amigo del Japón que hablas muy bien español, gracias y gracias por que tu correo me ayuda a saber más, me estimulas a la reflexión, en definitiva, me ayudas a caminar a vivir mejor.

Recuerdo un poema de Antonio Machado que se suma a lo que escribo en este artículo y es el siguiente

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

1 comentario: