22/7/10

El texto


Lo primero que hay que recordar respecto a textos dramáticos para niños es su escasez y, a menudo, su falta de calidad. Por consiguiente, el problema de selección que se plantea es doblemente grave. Hay que dejar bien claro que si el texto no es bueno desde el punto de vista dramático, es preferible no intentar representarlo. A la vez hay que urgir para que estos textos aumenten en cantidad y en calidad.


El estudio del texto
La determinación de la calidad de un texto dramático es difícil. Por ello hay que centrarla en su viabilidad dramática y ha de ser objeto de estudio.
Dos puntos fundamentales han de ocupar su atención:
  • El encuadre histórico del texto;
  • La estructura dramática;
Encuadre histórico
A este respecto puede considerarse que hay textos dramáticos de marcado carácter histórico, pasado, es decir de época; los hay contemporáneos y los hay intemporales.
Salta a la vista que en los textos referidos a épocas pasadas debe cuidarse con esmero el marco histórico. Este marco histórico siempre se reproduce de forma convencional mediante el empleo de los recursos expresivos. Es decir, que si tenemos que representar, por ejemplo, un pasaje de la vida de Don Quijote de la Mancha, o algo que haga referencia a él, la huella histórica podría o no que reflejarse en su expresión lingüística y dependiendo siempre del estilo que el director quiera darle a dicho espectáculo.
Pero para ello si es importante saber el encuadre histórico ya que este nos puede dar mas datos de dicho texto

Encuadre contemporáneo;
Lo dicho vale también para las obras de carácter contemporáneo, y no es menos difícil. El encuadre histórico comporta especialmente aquí rasgos sociológicos y etnológicos determinantes.

Temporalmente indefinidas;
En cuanto a las obras temporalmente indefinidas, es evidente que el director tendrá que prestarles una definición que puede responder a ambientación histórica o contemporánea. O puede pretender precisamente ambigüedad, proyección hacia el futuro, hacia situaciones fantásticas o irreales y hasta intemporales.

La estructura dramática
El estudio de la estructura dramática no puede separarse de los géneros, ni de las unidades dramáticas, ni de los estilos. 
Pero de forma genérica hay que recordar que la estructura de la obra dramática es distinta de por ejemplo,  la de un cuento a la de un poema. Esto es capital en la elección de una obra dramática para representar.
Puede suceder que la historia contenida en el texto sea excelente, interesante y que guste por sí misma. Pero si no está adecuadamente vaciada en el molde dramático, constituirá, sin duda, un mal texto, es decir ante todo un texto tiene y debe regirse por ser algo interpretable y conteniendo como base a dicha estructura dramática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario