14/6/10

Esperanza Abad, Profesora de Canto.

Voz y Cuerpo
La relajación es la técnica más adecuada para combatir el estrés. Nos hace tomar conciencia del propio cuerpo y a veces es una sensación relajante el saber que se tienen dedos en los pies. Los ejercicios moderan presión sanguínea y el ritmo cardiaco, eliminan los estados de tensión muscular. Provocan un estado físico y anímico equilibrado y confortable. Hay distintas técnicas de relajación, según el objetivo concreto que se persiga, pero siempre se pone el énfasis en dos objetivos:
Respiración correcta para un buen aporte de oxígeno.
Disminución de la tensión muscular acumulada.  

En el mundo de las clases de voz hay tantas técnicas como personas que se dedican a ello, pero yo destacaría una en particular:


El trabajo que ella realiza es un método personal, elaborado a partir de la fusión de técnicas clásicas y contemporáneas. Es un método orgánico que parte de aspectos elementales como la respiración y la articulación. En él se utilizan ejercicios corporales, partiendo del supuesto de que voz y cuerpo se complementan, abriendo las posibilidades creativas del intérprete a través de la improvisación. Dicho método nace de la propia experiencia (como intérprete y pedagoga) de Esperanza Abad, dentro de un proceso de investigación sobre el  uso de la voz en el repertorio dramático y musical de nuestro siglo. 


Mientras estamos cantando o hablando se producen en el cuerpo multitud de movimientos musculares. La voz se resentirá, si la postura corporal impide que esos músculos se muevan libremente. Todo el cuerpo interviene en la palabra, pero de manera muy directa interviene la parte que va desde la parte inferior de la columna vertebral a la cabeza. En este tramo hay tres curvas, y si nos apoyamos en una pared, quedan huecos vacíos. Estas curvas han de estirarse de tal manera que el cuerpo quede erguido. 
(Véase 

Técnica Alexander )




No hay comentarios:

Publicar un comentario