27/4/10

Trabajamos juntos


La opción de trabajar juntos Susi y yo surgió de la necesidad de dar un cambio a nuestras vidas profesionales, tanto ella como yo llevamos muchos años trabajando en el teatro y necesitábamos imperiosamente dar un giro a nuestra carrera.
Ante todo queríamos ser sinceros con nuestros propios deseos, deseos de plasmar en la escena todas nuestras necesidades artísticas y sueños que nos quedan aún por cumplir.
Mi reto como creador pasa en este momento en ponerme el desafío de colocarme en lugares desconocidos, lo que ya se, pienso y digo, casi me molesta, me tengo muy visto.
Yo tenía un profesor que constantemente me decía aquello de "Sacar de ti tu mejor tu". Y parece ser que ese "Mi mejor yo" es incombustible,me doy cuenta que no se acaba nunca. Creo fervientemente que el artista tiene que estar constantemente buscando emociones, sentimientos, técnicas, sensaciones... para que su creación siempre sea fresca y creíble.
En septiembre de este mismo año hago 28 años en esta profesión. he pasado de los años 80 por ser un aficionado escondido en un lugar recóndito de una isla a lidiar, ahora en el 2010, con actores y actrices muy conocidos por todos, actores y actrices que por otra parte han olvidado lo esencial de si mismos "LA CREATIVIDAD". algunos de ellos, ya no aman el arte, sino a si mismo en el arte, esto les lleva a estar constantemente sentados en el trono de las vanidades, y de esto ya estoy cansado, cansado de no sentirme útil, de no crecer, cansado de mis propias vanidades.
Y para ello nada mejor que un cambio rotundo, cambio que parece ser que a mi nueva socia y que por otros motivos también desea.
Con Susi la cosa surgió hace ya tiempo, pero hasta este año no nos habíamos puesto de acuerdo, en un principio habíamos elegido un cuento que ella misma había escrito, y de aquí nos surgieron varias preguntas.

- ¿Que queremos contar?
- ¿Como lo queremos decir? (Puesta en escena)
-Perfil de los personajes.
- ¿Cuantos actores necesitamos?

A partir de estas breves preguntas nos pusimos en marcha, comenzamos a dividir dicho cuento en escenas, y al mismo tiempo nos dimos cuenta que tal y como estaba escrito el cuento no nos servía, y fue entonces cuando empezamos a crear nuestra propia historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario